Itaú Fundación
           

Mis Ideas Mis Ideas

Ser líder: principios básicos para transformar la empresa

2 minutos

Tiempo de lectura

5 minutos

Tiempo para comenzar a pensar en grande

La capacidad de ejercer el liderazgo es cada vez más valorada. Por un lado, permite que aumente la productividad al generar equipos de trabajo más robustos. Pero también es condición necesaria para que la empresa se dirija al objetivo deseado.

Mucho se ha escrito y hablado sobre el liderazgo. El tema cobra relevancia en un contexto en el que las empresas se conforman de personas de diferentes generaciones, con puntos de vista y deseos distintos. Además, en un mundo hiper-competitivo por la globalización y el auge de las nuevas tecnologías, el líder se transforma en un guía que da seguridad y fija el camino. Por eso, para los dueños de pequeños negocios o hasta profesionales independientes aprender a liderar es una materia obligatoria.

Definir qué es un líder es el punto de partida. Por definición, sólo es líder quien logra que la gente lo siga. Por eso, quien aspire a serlo debe saber comunicar a sus colaboradores su visión y metas. Hay personas que nacen con la capacidad de liderar, mientras que otras aprenden a hacerlo. Para todos, recomiendan los expertos, hay cuatro principios básicos que todo líder debe tener en cuenta para transformar la empresa desde de esa posición.

Escuchar en forma activa

Se trata de “silenciar la voz interna” y estar presente en aquello que dice nuestro interlocutor. Cuando se escucha en forma activa se está física, mental y emocionalmente involucrado en la conversación; sin juzgar, sin interrumpir, reconociendo que las opiniones de ese otro son igual de legítimas que las nuestras y merecen ser respetadas. Saber escuchar a los demás ofrece la posibilidad de tener una visión más objetiva y completa sobre los temas de tu interés. Al conocer el punto de vista de los demás, se da una oportunidad de crear un ambiente de colaboración mutua, en lugar de uno de conflicto.


Procurar el bienestar de los demás

En este punto, el líder debe conquistar el bienestar de los demás. Estudios realizados por consultoras de Recursos Humanos en empresas de todo el mundo dan cuenta que lo más importante para el bienestar individual en una empresa “es cómo actúa el jefe directo” de cada empleado. En empresas medianas y grandes también los gerentes tienen un poder sobre el bienestar de los colaboradores. Se trata de comprender y ayudar a solucionar los desafíos que el personal tiene, escuchando con atención y acompañándolos en los procesos de toma de decisiones. Un jefe atento al bienestar de los empleados permitirá que los colaboradores desarrollen su potencial.


Ser asertivo

Cada vez más líderes practican un estilo asertivo que evita la agresión. Los nuevos líderes se manejan con firmeza, pero también con amabilidad, serenidad y voluntad de ser útiles a los demás. Esto puede lograrse al adentrarse en las historias de las personas, hasta conocer sus vidas, entendiendo sus esperanzas, aspiraciones y sensibilidades.


Conocerse a uno mismo

Antes de definir estrategias para la empresa, debemos saber dónde estamos y a qué lugar queremos llegar. Conocer los límites propios y trabajar en las debilidades permitirá acercar al líder a los colaboradores. Si hemos ayudado a nuestros colaboradores a definir una realidad y a mostrarles el marco global, nuestra siguiente tarea será ayudarles a identificar los pasos que hay que dar para llegar de un lugar a otro.


El liderazgo es una tarea que se ejerce y construye con el tiempo. El punto de partida es querer ser líder y conocer a los demás. Esta mirada más cercana al entorno permitirá generar equipos de trabajo más robustos y conducir la empresa a un puerto seguro.

¿Te gustó la nota?