Fundacion Itau
      
7x logo

Mi Negocio

3 consejos para sumarte al cambio con agilidad

3 minutos

Tiempo de Lectura

4 minutos

Para implementar mejoras

El entorno sumamente cambiante y competitivo, nos lleva a tener que adaptarnos constantemente y de forma rápida para poder tener nuevas oportunidades. Hoy vamos a presentarte como llevar adelante nuevos desafíos, saber responder y satisfacer las necesidades de tus clientes y cambiar tu mentalidad de trabajo en equipo.

“Agilidad” es un término que actualmente está de moda, y podemos escucharlo como cualidad distintiva y superadora de equipos de trabajo, organizaciones, procesos, metodologías y también como estrategia de marketing. Pero ¿de qué estamos hablando realmente cuando nos referimos a “agilidad”?

Es importante aclarar mitos acerca de este término. Seguramente por desconocimiento o bien por mal entendimiento, en ocasiones es asociado como sinónimo de conceptos que se alejan de su esencia original. Agilidad no es hacer las cosas con mayor rapidez, y mucho menos una excusa para exigir un mayor desempeño o mayores resultados a los equipos de trabajo. Tampoco es la solución a todos los problemas que tengan tus proyectos u organizaciones. Entonces ¿qué es la agilidad?

 

Bases de Entendimiento Común

En el año 2001, un grupo de profesionales ligados al desarrollo de software sentaron las bases de lo que posteriormente se llamó el “Manifiesto Ágil”. Una declaración de principios y valores que en un inicio estuvieron ligados a la industria del software, pero que con el tiempo encontraron características comunes en muchas otras áreas empresariales y educativas, y así fue como su implementación se fue expandiendo y popularizando cada vez más.  

 Podemos definir como agilidad a “la capacidad para poder percibir, adaptarse y responder a un entorno dinámico”. A partir del “manifiesto ágil”, se puede complementar esta definición con algunas características adicionales:

  • Apertura y respuesta ante el cambio
  • Continua entrega de valor
  • Trabajo colaborativo y en equipo

Se puede asegurar que estamos viviendo en entornos volátiles, inciertos, complejos y ambiguos (VICA), incluso la coyuntura actual es el mejor ejemplo de ello; por lo tanto quienes logren adaptarse de forma rápida al entorno serán aquellos que mejor aprovechen las oportunidades que se presenten.

 

Cambio de mentalidad (Ser/Hacer)

Si hablamos de agilidad, nos referimos a algo más que una forma de hacer las cosas, también tenemos que adentrarnos en el desafío de un cambio de mentalidad (mindset) al llevarlas a cabo. Esta doble dimensión de “ser y hacer” conforman lo que comúnmente se denomina “cultura ágil”.

Si hablamos del “ser”, hablamos de personas, emociones, relaciones. Las personas no compiten, sino que colaboran para conseguir de forma conjunta un objetivo que beneficie a todos por igual, con metas comunes y una organización que apoya el cambio en las formas de trabajar. No con jefes, sino con facilitadores que acompañen a los miembros del equipo a lograr los objetivos fijados. La reflexión y búsqueda de adaptaciones y mejoras en los procesos. El entendimiento y las conversaciones cara a cara como forma preferencial de comunicación. Y, principalmente, empatizar con el cliente para conocer sus necesidades y poder satisfacerlas.

Si nos referimos al “hacer”, hablamos de metodologías, marcos de trabajo y buenas prácticas. Poder realizar entregas pequeñas de productos funcionales que satisfagan al cliente y permitan medir resultados, y aprender de los mismos para mejorar el siguiente proceso o “iteración”. Todo el equipo debe tener una visión clara y completa del proyecto y su dirección; se debe conocer qué se está realizando, qué falta y cuándo se finalizará el proyecto. Es conveniente para ello, utilizar tableros visuales con notas autoadhesivas o bien Tableros digitales Kanban.  El equipo debe analizar periódicamente el proceso de ejecución y debe tener la capacidad de adaptarlo para que sea eficiente (retrospectiva). Crear prototipos que puedan tener mejoras incrementales rápidas para validar con los usuarios finales, y poder tener una retroalimentación de expectativas junto a resultados económicos.

 

Eficiencia y Gestión de Riesgos

Como podemos apreciar, es un proceso de introspección y cambio. Revisar la forma en que interaccionamos con el equipo, el cliente, y cómo realizamos aportes de valor influenciando la eficiencia de los resultados.

Una característica intrínseca de la agilidad es “la gestión del riesgo”. Utilizando un ciclo de vida tradicional en un proyecto, puede pasar un tiempo largo desde que se realiza el relevamiento inicial hasta que se alcanza la entrega final del producto/servicio. Imaginen que pasaría si al finalizar el trabajo, el cliente dice “no me gusta”, “no lo quería así”, “no es lo que esperaba”. Lo más probable es que tengamos que invertir más tiempo y recursos en transformar el producto final para poder satisfacer sus expectativas. Mediante el cambio en el ser/hacer, el cliente conoce al igual que el equipo el estado del proyecto, y puede dar su retroalimentación en cada entrega funcional. Entonces la validación del cliente se realiza paso a paso, logrando acotar las posibilidades de cambios radicales en las etapas finales.

Podemos concluir en que la agilidad es clave para la innovación y adaptabilidad de personas, equipos y organizaciones; un factor fundamental para la competitividad, la motivación y eliminación de riesgos. ¡Bienvenido al cambio!

 

Participá del próximo Webinar (23/6): “Metodologías ágiles”. Más información e inscripción haciendo clic aquí.


¿Te gustó la nota?

Compartir

         

Notas relacionadas:

4 consejos para avanzar en la profesionalización de tu empresa

4 consejos para avanzar en la profesionalización de tu empresa

La buena gestión de las diferentes áreas del negocio, en manos de profesionales capacitados, provocará el crecimiento sostenido y duradero de la marca que busca ampliar los horizontes. Cuáles son los pasos para consolidar el negocio y diferenciarse de la competencia.

Leer más
Todo lo que tenés que saber sobre los fondos de comercio

Todo lo que tenés que saber sobre los fondos de comercio

Qué es, cómo se valúa y por qué es clave para generar valor en un negocio a través de los ‘beneficios extraordinarios’. Conocé la importancia de lo inmaterial para generar mayor rentabilidad a tu comercio.

Leer más