Fundacion Itau
      
7x logo

Mis Ideas

Scrum: 3 preguntas claves para entender la metodología ágil e innovar

4 minutos

Tiempo de lectura

3 minutos

Tiempo para aplicarlo en tu nuevo proyecto.

Planificar, gestionar, delegar, chequear y motivar son conceptos que se incorporan a una metodología que se expandió más allá del mundo del software. Por qué es fundamental para desarrollar productos o mejorar tu servicio. Tres puntos claves para entenderla y sacar su máximo provecho.

Gestionar proyectos, de eso se trata. Sea cuál sea el rubro o sector donde tu negocio se desarrolle, la acción de pensar, planificar, gestionar y concluir siempre estará presente. Ya sea para la creación de un producto específico o la mejora del servicio que se ofrece, la metodología ágil denominada Scrum será vital para mantener un esquema de trabajo ordenado y prolijo. Dividido en ciclos diferentes (pero unidos y dependientes entre sí), la metodología propone un orden y un seguimiento que desemboca en el producto final deseado. Este proceso se destaca por ser un desarrollo incremental, es decir, que no se especializa en una planificación total del producto deseado, sino que se enfoca en avanzar paso por paso. Característica por característica.

El modelo fue creado a principios de los ‘80 por Ikujiro Nonaka y Takeuchi, tras analizar cómo desarrollaban los nuevos productos las principales empresas de manufactura tecnológica. Ambos profesionales decidieron definir la nueva forma de trabajar en equipo como “Scrum”, el mismo nombre que la formación fija del Rugby. Los autores compararon la metodología con esta práctica del deporte que, al igual que el modelo descripto, hay un equipo unido y autoorganizado que avanza hacia adelante, mientras que la pelota (el proyecto) pasa por debajo de todos los jugadores (el proceso) y sale (producto realizado).

Pese a que antes la metodología Scrum estaba vinculada solamente al mundo del software, hoy otros sectores aprovechan su uso y generan flujos de trabajo más optimizados y flexibles. Para su buena aplicación será importante conocerla. A continuación, tres preguntas claves para comprenderla y ejecutarla.

¿De qué se trata?

En concreto, Scrum es un método para trabajar en equipos a partir de los denominados Sprints. ¿Qué significan estos? Son mini-proyectos que se conforman dentro del proyecto scrum completo. Cada uno de ellos tiene un objetivo específico y posee definido lo que se va a construir, el diseño y el plan que guiará la construcción final del trabajo o el producto deseado. Estos pueden tener una duración mínima de una semana y una máxima de cuatro semanas. La base por donde se trabajará dependerá de los requisitos que el cliente pide.

Una vez finalizado uno de los Sprint, se revisa el trabajo validado de la semana anterior. En función de las conclusiones que se obtengan, se focalizan los esfuerzos y se planifican las actividades para la siguiente etapa. Esta es una de las claves de la metodología Scrum: la estrategia está en ajustar los resultados y responder a las exigencias del cliente. Esto, llevará a los distintos equipos a revisar cada entrega y chequear los requerimientos solicitados, ya que los en el corto plazo será revisados y, de ser necesarios, deberán modificarse.

¿Cómo son sus fases?

Para comenzar esta metodología, será necesario plantearse una serie de preguntas que dará lugar a clarificar lo que realmente queremos conseguir al final del recorrido. La primera de todas es el qué y el quién. Esto es el producto que queremos conseguir una vez terminado cada Sprint y los roles que se le designarán a cada integrante del equipo. Luego, se encuentra el dónde y el cuándo, ya que conocer explícitamente los plazos y el contenido dará lugar a una mejor comprensión entre los distintos equipos. Por último, el por qué y el cómo, que sería describir las distintas herramientas y la manera que se aplicará en la metodología. La reunión para la planificación, la sincronización de actividades, la corroboración del trabajo y la revisión de cada Sprint, serán puntos muy importantes para seguir avanzando y sacar el máximo provecho del modelo de trabajo.

¿Cuáles son los roles?

Definir una serie de roles dentro de los equipos será importante para que la presencia de los distintos líderes esté marcada y tomen estos mismos las responsabilidades necesarias en el equipo. Entre los roles principales dentro de la metodología Scrum están:

Project Owner: Este será el responsable de maximizar tanto el valor del producto, como el trabajo del Equipo de Desarrollo. Se asegura de que el proyecto esté desarrollándose acorde a la estrategia del negocio. A su vez, detalla y comprende las exigencias y las necesidades de los usuarios, como así también las necesidades y el funcionamiento del equipo Scrum. Por otro lado, se encarga de trabajar en el “Product Backlog”, es decir, el listado de todas las tareas que se van a realizar durante la ejecución de un proyecto, que están acordadas previamente.

Master Scrum: El también denominado “facilitador”, es el responsable de eliminar los obstáculos que impiden que el equipo cumpla con su objetivo. Este rol es fundamental para el seguimiento, el control y la consecución de los proyectos. Esto, permite el cumplimiento de los objetivos en tiempo y forma, entregar lo comprometido y cumplir con las expectativas de los interesados.

Development team Member: Estos son los miembros del equipo multidisciplinar que serán encargados de crear el producto para que pueda estar listo con los requerimientos necesarios. Por lo general, no son más de 10 personas que se especializan más en la parte “técnica” para desarrollar el producto del proyecto. Los miembros del equipo poseen las habilidades necesarias para poder identificar y ejecutar todas las tareas que permiten proporcionar al cliente los requisitos previstos.

 

Ahora que ya sabés de qué se trata, para qué sirve y cómo son los roles: ¿cuál es el próximo proyecto que tenés en mente para aplicarlo?


¿Te gustó la nota?

Compartir

         

Notas relacionadas:

Cómo aplicar el NetWeaving, la evolución del networking

Cómo aplicar el NetWeaving, la evolución del networking

Si aplicamos la regla de “todo vuelve”, ayudar a otros podría ser tan útil como buscar el beneficio propio en primer lugar.

Leer más
10 pasos para llevar al éxito un proyecto de negocios

10 pasos para llevar al éxito un proyecto de negocios

El Project Management lleva años desarrollando la fórmula mágica para que las ideas se transformen en una realidad. La planificación es el núcleo de este proceso y en este artículo aprenderás a iniciarte en cada etapa.

Leer más