Fundacion Itau
      
7x logo

Mi Dinero

La importancia de definir tu público objetivo.

3 minutos

Tiempo de lectura.

5 minutos

Para poner en práctica lo aprendido.

Si estás diseñando un plan de negocio, si vas a comenzar un emprendimiento, o querés definir un nuevo nicho de mercado, establecer tu público objetivo tiene que ser uno de tus puntos de partida. En esta nota te presentamos de qué manera segmentar a los consumidores, y cuáles son los beneficios que obtenés.

 

El público objetivo, o target, es el grupo de personas con características y necesidades similares que son susceptibles de interesarles lo que ofrecemos y que, en consecuencia, presentan mayores posibilidades de comprar o adquirir nuestros productos o servicios.

El proceso de establecer tu público objetivo es crucial para saber a quiénes dirigiremos nuestros esfuerzos, y de qué manera satisfacer sus necesidades. Podríamos decir que sin este proceso no podemos llevar adelante estrategias efectivas de marketing, ya que no estaríamos personalizando sino generalizando nuestras campañas, llegando a menos potenciales compradores.

El proceso de definir tu público objetivo consta de unos simples pasos:

 

1. Establecé las características de tu producto o servicio

Difícilmente podamos vender algo que no sabemos a quién puede interesarle. Por ello, lo primero que tenemos que realizar es un análisis del tipo de producto o servicio que vamos a ofrecer a nuestros clientes, cuál es la necesidad que atacan y cuál es la propuesta de valor que ofrecemos para que los usuarios los elijan. El rango de precios, el tipo de producto, el tipo de uso, la estacionalidad son algunas de las variables que van a comenzar a delinear a qué tipo de consumidores podría interesarles lo que ofrecemos. Es importante que en este paso también podamos analizar a nuestra competencia (benchmarking), para conocer qué tipo de público tienen como consumidores, qué características tienen sus contactos de redes sociales, y de qué manera podemos dar un valor agregado para diferenciarnos.

 

2. Segmentá el mercado

Este proceso consta de establecer y seleccionar distintos tipos de variables para agrupar a los consumidores, e ir refinando los grupos resultantes hasta dar con los diferentes segmentos de nuestro interés.

Algunas de las variables más utilizadas son:

  • Segmentación Geográfica -> Dividimos el mercado en diferentes dimensiones o regiones geográficas según hasta donde queramos llegar (localidad, municipio, provincia y sus diferentes tipos de combinaciones).
  • Segmentación Demográfica -> Dividimos el mercado en criterios tales como los rangos de edad, el nivel educativo, la religión, el nivel de ingresos, género, nacionalidad, etc.
  • Segmentación Conductual (o de comportamiento) -> Dividimos a los consumidores en función a variables tales como los beneficios que buscan, la periodicidad de compra, la frecuencia de uso, el nivel de lealtad a la marca, la actitud hacia los productos. En este punto también podemos agregar estudios sobre su comportamiento y presencia en internet (análisis de redes sociales, preferencias, nivel de actividad).
  • Segmentación Psicográfica -> Divide al mercado según variables tales como la clase social, el estilo de vida y la personalidad. Son mucho más costosas de medir que las anteriores.

 

En la actualidad existen herramientas que nos facilitan esta tarea; tanto el uso de Google Analytics como de las redes sociales, nos permiten conseguir con rapidez y poco esfuerzo el análisis y validación del público objetivo. Es importante señalar que este proceso es repetitivo y requiere de una validación constante, para asegurar que los consumidores que segmentamos y seleccionamos, son ratificados mediante el resultado en nuestras campañas y ventas.

 

3. Establecé tu mercado meta

La segmentación no es el último paso del proceso. Al segmentar el público objetivo, dividimos a los consumidores en diferentes grupos que tienen características o necesidades similares, analizamos el atractivo de mercado que tiene cada agrupación (posibilidades de crecimiento del segmento, objetivos que perseguimos como negocio, atractivo estructural), y definimos a cuál (o cuáles de ellos) dirigir nuestros esfuerzos.  Esta selección se define como “mercado meta” o “mercado objetivo”. No siempre los segmentos más grandes y con mayor crecimiento serán los que seleccionaremos, porque puede que nuestro emprendimiento no tenga los suficientes recursos para atenderlo, o porque la fortaleza requerida para igualar o superar a la competencia esté fuera de nuestro alcance. Debemos seleccionar segmentos donde podamos penetrar, ofrecer una propuesta de valor a los consumidores y diferenciarnos de nuestros competidores.

 

Ventajas

La segmentación del público objetivo tiene diferentes beneficios para tu negocio:

  • Realizar estrategias de marketing y campañas de manera personalizada.
  • Aumentar la exposición y venta de tus productos o servicios.
  • Reducir costos de publicidad y de comercialización.
  • Descubrir nuevos nichos de mercado.
  • Aumentar la fidelización de los clientes.

Si todavía no comenzaste, no esperes más.

¡Dirigí tus campañas y publicaciones a los usuarios indicados!


¿Te gustó la nota?

Compartir

         

Notas relacionadas:

Cómo saber si la rentabilidad de tu negocio es la adecuada

Cómo saber si la rentabilidad de tu negocio es la adecuada

Más allá de lograr vivir de tu negocio, cualquier inversión debe ser estudiada desde el punto de vista de la rentabilidad. Cómo calcular la tasa de retorno y el beneficio neto. Parámetros de comparación a la hora de definir el futuro de un emprendimiento.

Leer más
Guía para negocios que crecen: del Monotributo al Responsable Inscripto

Guía para negocios que crecen: del Monotributo al Responsable Inscripto

Cuando el negocio crece, los regímenes simplificados de impuestos dejan de ser posibles o útiles. A continuación, una guía para hacer el traspaso más común y complejo: del monotributo al Régimen General. Conocerlo en detalle permite aprovechar las deducciones fiscales y evitar multas.

Leer más