Itaú Fundación
           

Mi Negocio

Qué puede hacer la Ley de Emprendedores por tus ideas

3 minutos

Tiempo de lectura

4 minutos

Tiempo para pensar en cómo convertir desventajas en oportunidades

Abrir una empresa en un día, generar libros digitales y tener más acceso al financiamiento será posible en las próximas semanas, cuando se reglamenten las nuevas reglas para el sector. Conocé en este artículo todos los beneficios que trae la ley.

Crear una sociedad en menos de 24 horas, con capital mínimo, costos reducidos, con un socio único y la posibilidad de recibir fondos del sector público y privado parecía ser una utopía para el universo emprendedor. Sin embargo, todas estas posibilidades están muy prontas a ser una realidad. A fines de marzo, fue promulgada la llamada Ley de Emprendedores, que podría ser reglamentada e implementada desde mayo.

La norma promete generar en el mediano plazo unos 47.000 nuevos empleos; y, en especial, el surgimiento de un ecosistema de emprendedores que, con este impulso, se animarán a lanzar una sociedad comercial. El Ministerio de Producción de La Nación ya se encuentra trabajando junto con los Registros de Comercio provinciales y lanzó una página Web con los nuevos beneficios y ventajas del número régimen. ¿Cuáles son los más importantes?

La novedad más relevante es que nace una nueva figura jurídica para las empresas, que se complementará con las existentes Sociedades de Responsabilidad Limitada (SRL) y Sociedades Anónimas (SA). La normativa incorpora las llamadas Sociedades por Acciones Simplificadas, o simplemente SAS. Éstas podrán inscribirse por Internet y estarán habilitadas en un plazo de 24 horas. Además, sus responsables podrán llevar los registros de contabilidad online; y, así, reducir costos y trámites que conlleva la elaboración de libros y balances en papel. Por otra parte, las SAS podrán estar conformadas por un sólo socio accionista.

La reglamentación de la ley, según adelantaron las autoridades, buscará que la inscripción de la nueva empresa sea simple, ágil y digital. Por eso, el número de CUIT o CDI estará aprobado en 24 horas, el sistema permitirá abrir una cuenta bancaria de manera simplificada y sólo se necesitarán dos salarios mínimos, vitales y móviles como capital mínimo, es decir, 16.120 pesos. Las SAS, al igual que las SA, se constituirá de accionistas (no de socios, como las SRL) y quienes inicien el negocio podrán elegir a qué precio emitirán las acciones.


Beneficios financieros

El texto de la ley aprobada también crea dos entidades, para agilizar y transparentar el flujo de inversiones hacia quienes emprendan: el Registro de Instituciones de Capital Emprendedor y el Fondo Fiduciario para el Desarrollo del Capital Emprendedor (Fondce). Estos se encargarán de vincular las ideas y necesidades de los emprendedores con los inversores, lo cuales podrán ser tanto públicos como del sector privado.

El financiamiento público-privado es uno de los pilares del proyecto. Para eso, se crearán diez fondos de “co-inversión”, con un aporte del Estado del 40%. Cada fondo tendrá un capital mínimo de US$ 30 millones, en el que los privados aportarán un 60%. Las empresas podrán descontar del Impuesto a las Ganancias estos aportes. A su vez, el sector público también se vinculará con 13 aceleradores de negocios, en donde la tecnología y la ciencia serán los temas preponderantes.

También se facilitará una forma de conseguir fondos cada vez más en auge por la expansión de Internet: el financiamiento colectivo. El ‘crowdfunding’ o también llamado ‘micromecenazgo’, permiten que los interesados en un proyecto puedan realizar pequeñas donaciones, con el objetivo de financiar esa idea. Este esquema, antes de la ley, no estaba regulado. Ahora, será legal e incluso incentivado desde el Estado.

La Ley de Emprendedores puede hacer mucho por tus ideas ya que, de hecho, fue elaborada consultando a referentes del mundo emprendedor y analizando todas las dificultades que tuvieron a la hora de iniciarse. Ahora, ya no hay excusas ¡Manos a la obra!



¿Te gustó la nota?